lunes, 22 de agosto de 2016

El primer verano siendo tres


Y así como si nada, agosto esta a punto de terminar. Sin darme cuenta, Valentina ha cumplido 7 meses. Ahora entiendo aquella frase que escuché una vez de una madre que decía; "los días pasan lentos pero los años rápido..."


No lo entendí. Como muchísimas cosas que antes de ser madre no entendía, y que he tenido que vivir en mis propias carnes para saber a qué se referían aquellas madres que, a veces, en mi cabeza tachaba de exageradas.
Sí, algunos días pasan lentos, sobre todo las noches, para que engañarnos. La capacidad y el placer de dormir no ha sido una de las cosas que Valentina ha heredado de nosotros, pero aún así, y aunque haya habido noches realmente duras, la amamos tal y como es. No podría (ni queremos) que fuese de otra manera.


Este verano ha sido el verano de las primeras veces. La primera vez que Valentina vio el mar, sus ojos se abrieron más incluso. Sus facciones hablaban por si solas: quería tocar, quería sentir, quería meterse dentro del mar.


Ha sido un verano "casero", de planes a última hora, de largos paseos, de muchos helados. De coger poco el coche y de mimarnos mucho.




Ha sido un verano lento, de pocos planes, de muchas siestas. Ha sido un verano de sacarnos el reloj, de no mirar las horas. Ha sido un verano de dejarnos llevar, de escuchar nuestros cuerpos, y sobre todo el de nuestra pequeña y adaptarnos a sus necesidades más auténticas. Ha sido un verano de respetarnos y de darnos aquello que realmente necesitamos.



Ha sido un verano donde hemos encontrado nuestra tribu, y no hablo sólo por mi, que gracias a los grupos de lactancia y las mil actividades del barrio he conocido a muchas mamis. 
Hablo de nuestra familia. Los tres hemos encontrado a nuestra tribu. A familias, a amigos, con los que compartimos los mismos valores, la misma crianza, los mismos tempos, con los que compartimos mucho más que helados, paseos, playas o cenas de sushi en casa.




La maternidad (y paternidad) es un aprendizaje infinito dice La Tribu de Mami, y no puede tener más razón. 
Cada día aprendo cosas nuevas, de Valentina y de mi. La maternidad me ha forzado a un viaje de conocimiento de mi misma que nunca me hubiera imaginado. 

Y no lo digo sólo por la paciencia, el sobre vivir con tan pocas horas de sueño o por la cantidad de responsabilidad que conlleva tener un bebé. Nunca me hubiera imaginado que se pudiera amar tanto. Y lo más increíble aún, imaginar que ese amor crece cada día aún más. 
Hoy quiero a Valentina más que cuando nació, y aunque ahora me parezca imposible estoy segura que todavía me queda muchísimo amor por descubrir. 
Y es que no hay nada mejor que este mundo que AMAR, amar sin medida, amar con locura, amar en mayúsculas. 
Porque no hay nada, absolutamente nada malo que pueda salir de amar sin medida.


Cochecito: Stokke xplory
Kit de verano azul de Stokke
Camiseta AMAR de La tribu de mami